martes, 15 de enero de 2013

Me desintegro con Dita


Mi día definitivamente ha mejorado luego de presenciar el comienzo de la carrera vocal de Dita von Teese. Y es que al ser una de las divas estéticamente más perfectas y además con una actitud que la hace flotar con sus stilettos en lugar de caminar, solo le faltaba dar este paso para enamorar al mundo entero.  

La canción se llama Disintegration y fue hecha junto al grupo Monarchy. Muestra a nuestra heroína como una ama de casa de los años 50 que observa como su matrimonio se derrumba gracias al ridículo ideal de perfección que tanto se buscaba en esa década y aún muchos erróneamente piensan que debería existir. Es increíble como una época con tan hermosa estética pudo tener tantos problemas, es el ejemplo definitivo de que la belleza necesita de actitud y libertad para poder conseguir un sentido. 

Roy Rantz hizo un pieza de arte que de seguro disfrutaréis kids, así que no dejéis de verla...